El BOE de Castilla y León con fecha del 17 de mayo de 2018 explicaba y ofertaba sistemas de pago económico para la financiación empresarial en Castilla y León, el Instituto para la Competitividad Empresarial se hace cargo de hasta el 60 por ciento de los gastos que puede generar una empresa.

Aquí hay que tener bien en cuenta que el empresario no tiene que tener ningún tipo de deudas para disfrutar poder de estas prebendas, no debe tener ninguna deuda ni con Hacienda ni con la Seguridad Social. Nada queda en el aire y todos estamos dispuestos a encontrar la mejor situación incluso ante los problemas más obstinados, se trata de escalonar un riqueza óptima por medio de un dossier informativo a presentar con los mejores parámetros del estudio de mercado de nuestra empresa y los hábitos de consumo para lograr caer en gracia a la Junta de Castilla y León.

Anteriormente el empresario vallisoletano tenía en los stand de la Feria de Muestras el servicio de Ventanilla única e incluso los discapacitados tenían buenas prerrogativas y oportunidades hacia el año 2012-2015, ahora parece que se ha centralizado bastante más la gestión y por otro lado el poder económico se está concentrando en pocas manos por lo que el estudio pormenorizado de nuestros deseos de expansión empresarial para lanzar una idea hacia arriba y que fluyan las ideas con mentes dispuestas al trabajo, por lo tanto el trabajo será mayor pero la recompensa también.

El tejido empresarial se destruyó en el año 2007 con la gran crisis que hubo en España y que acabó con tres millones de empresas y con tres millones de puestos de trabajo, no fue sino hacia el año 2015 cuando la cifra se empezó a revertir gracias al e-commerce, al comercio electrónico y a la tecnologización del trabajo en Redes Sociales e Internet.